jueves, abril 16, 2009

Un año perdido

... y toda la ilusión.

Mañana hará un año desde que hice aquella entrevista que terminaría conmigo contandoos como me habían dado una de las mejores noticias de mi vida.

Un año de juego constante, de picos de ilusión seguidos de valles de desánimo, de períodos de paro y de curros que no me gustaban, pero siempre con la esperanza de que, tarde o temprano, llegaría.

Pues bien, el juego ha terminado. Y, como supongo que debía esperar, he perdido.

A día de hoy, tras tantos "la apertura es inminente, prepárate porque es muy posible que tengas que incorporarte de un día para otro", resulta que no se tiene ni idea de cuando se va a abrir el centro, si en tres meses o en dos años. Y, ésto sí que es de traca, no está muy claro que vaya a ser esa empresa la que lleve el centro. 

Osea, que llevo un año rechazando proyectos porque tenía clara mi prioridad, viviendo de ilusiones, por una cosa que no existe y tal vez no exista nunca, o al menos para mí.

No sé si tengo escrito en la frente "ríanse de mí, por favor" o si me ha mirado un escuadrón de tuertos, pero me siento tan estúpida, estafada, desanimada, cabreada y asqueada que ni me soporto.

Le pedí al karma que me quitase cualquier cosa menos a Pipo. Debí añadir que no tardase tanto en hacerlo.

12 comentarios:

Cris dijo...

Se cuanto te ilusionaba este trabajo, Lal. Ellos se lo pierden, porque gente como tú no van a encontrar. Mucho ánimo.

Ali dijo...

Muchos abrazos sanadores del alma y del ánimo. Como ya te he dicho, lo siento muchísimo.

Rogorn dijo...

Cabrón de karma. O cabrona de España, que estamos en lo de siempre. Ánimo, y a ver si sale otra cosa pronto.

JR dijo...

animo Lal, si esto no ha sallido es porque el destino te guarda algo mejor.

Ado dijo...

No te desanimes, y como dice JR, seguro que el destino tiene algo mejor para ti.

Anónimo dijo...

Vendrán mejores tiempos, no te desanimes. Cuando menos te lo esperes, todo se arreglará. Y no son palabras vacías, es verdad.

Un beso

Amaranta

hannuskah dijo...

Ais mi niña!Cuánto lo siento :-( No es justo.

Vales lo que no está en los escritos nena, y tu oportunidad llegará!

Un cacho abrazo gigantesco :-**

Lenka dijo...

Joder Lala. Y encima es que somos legión los que sabemos exactamente cómo te sientes. Cuando me decidí por los masajes creía que cerraba un capítulo de mi vida y abría uno nuevo. Y justo entonces me ofrecen el curro de mis sueños, como educadora. Y renuncio a la estabilidad de otro curro de masajista. Y ya sabes cómo termina la historia, no? Once meses después, centro cerrado y todos a hacer puñetas. Y ni uno ni otro.

Y la sensación esa de que el karma te la ha jugado, el sentirse idiota, el desencanto, la rabia... y el verse otra vez suplicando, echando mil solicitudes, mendigando incluso por un curro de mierda. Y ni eso. Justo cuando ya pensaba una que lo tenía todo bajo control, que ya podía una relajarse un poco. Qué asco!!!

Pero da igual, Lala, que da igual!! Que como dice Juanra, no sería eso. Será que hay otra cosa esperando y forzosamente tiene que ser mejor. Puñetas!!!

Kaken dijo...

Tu siempre para arriba,Lal, los malos momentos se pasan, haz un esfuerzo, intenta pensar en lo bueno y no dejarte reconcomer¡

Animo, cuidate, haz cosas que te gusten (por cierto, a ver cuando hablamos de lo del fimo, que me tiene maravillada)y disfruta cuando menos, de los que te quieren...¡¡la vida sigue¡¡

Un bes grande grande

Jose dijo...

Pos estamos en las mismas Lal, cuando acabé la carrera me prometieron un curso de formación en una empresa privada y luego un contrato bastante importante y que empezaba en breve (eso era por febrero...) y esta semana me han llamado para decirme que no estoy admitido...y nada más de pensar la de entrevistas que he rechazado....

tu pa'lante y aguanta, que en cuanto pase la crisis nos volvemos todos ricos!!!jaja!!mil besos!!

Alberich dijo...

Ánimo.
Y muchos abrazos de oso.

Raksha dijo...

Escucha lo que te están diciendo todas estas voces, las de los que te conocemos y sabemos lo que vales. Ellos se lo pierden y no saben lo que se pierden. No pienses en las puertas que se te han cerrado sino en las que se te pueden abrir ahora que no estas a espensas de la "inminencia". Disfruta de tus papamoscas esta primavera, que cuando se vayan empieza un nuevo capítulo, en el que por primera vez serás libre de elegir tu camino sin estar a espensas de nada.
Abrazo gigantérrimo.