domingo, noviembre 26, 2006

Dos añitos



Aun recuerdo el viaje a Torrejón con Bri y con Sara, hasta la tienda donde me esperaba mi perico gris...y cómo olvidé al gris en cuanto vi a esta bolita azul tirando de una jibia como un loco. Él vendría conmigo. También recuerdo como se comió mi palestino en 5 minutos!! agujero que nunca remendé porque me recuerda a él.
Y ya hace dos años de eso...cómo pasa el tiempo. Y aquí está, tan azul y tan mío como entonces, aunque yo soy menos suya. En parte me entristece, pero sé que está más feliz con una compañera como él. Mucho más feliz que conmigo, aunque eche de menos aquellos tiempos en los que vivía pegado a mi. Pero aún, de vez en cuando, me llama para que le acaricie. Supongo que hay vínculos que no son fáciles de romper, ni para él ni para mí. Me alegro de que así sea.

1 comentario:

bea pin dijo...

Normal que te quiera...con lo que los cuidas tu..siempre de "limpieza pajaril", jajaja.
Pues es normal que con una compañera esté más contento, es ley de vida, pero estoy segura que te quiere mucho, que sabe quien lo cuida y quien le da amor.
Si fuera un animal, me gustaría ser, o uno de los tuyos, o por supuesto, uno de los mios...que bien viven los jodios, ajjaja.
Besotes