martes, octubre 21, 2008

Bichos malos

Llevaba hecha una piltrafilla desde ayer, pero al levantarme ha sido peor. Así que me he vestido y, con el estómago en la boca, me he ido al médico.
Gastroenteritis vírica. Dos días en casita. Qué suerte la mía.

Volviendo yo a casa, con mil litros de Aquarius, he visto un montón de gente arremolinada junto al contenedor de mi calle. Curiosa que es una, para allá que he ido. Y me he topado con algo que me ha revuelto más las tripas que ese maldito virus que campa por ellas. Una cobaya y una rata, aterrorizadas, histéricas, dentro de una pequeña y sucia jaula. Me he acercado y, cuando he girado la cabeza para ver si alguien podía decirme qué hacían ahí, no había nadie. Toda esa gente se había esfumado como por arte de magia, felices, supongo, de haber lavado su dudosa conciencia al verme allí, intentado tranquilizar a las dos pequeñas.

Están aquí, esperando que llegue la hora de la cita con el veterinario.



La cobaya está en la antigua vivienda de Dachi y Ebichu, que aún viajaba en mi maletero, con comida, verdura, agua y, lo más importante, una familia con la que estará dentro de muy poco. Ni más ni menos que la Reina de Fornos y su consorte.


La rata está en el transportín de Pipo, porque estaba muy nerviosa y agresiva. Con su comida, su verdura, sus chuches y su nido. Se va a ir con Raksha y, si todo va bien, es posible que se quede con ella para siempre. Si no, encontraremos un buen sitio para ella, no tengo la menor duda.


Hoy odio un poco más a esta especie a la que pertenezco, por ser capaz de hacer cosas como éstas. Y quiero un poco más a esa minoría a la que no le es indiferente y con la que puedo contar. Que está ahí, pero no por mí, sino por ellos. Eso es lo que les hace tan grandes.

Y adoro a este rotavirus que ha hecho presa de mí, porque gracias a él hoy se han salvado dos preciosas vidas.

13 comentarios:

Cris dijo...

Y lo contentas que estarán ahora esa cobaya y la ratita. Sabiendo que alguien como tú les ha salvado la vida. Y que a partir de ahora serán felices.

Celadus dijo...

¿Ves como no hay mal que por bien no venga? Espero que te mejores y me alegro mucho por ese par de bichejos. No pidían haber caido en mejores manos.
Besos.

sonita dijo...

El ser humano en ocasiones es repugnante,mira que tirar a dos seres vivos a la basura...suerte que te has puesto mala que sino que hubiera sido de ellos!

Besos!

hannuskah dijo...

Y por desgracia no es un caso aislado, porque Iria llevó a mis manos de la misma forma que ellos!

Ciertamente ha sido una suerte que estuvieras pachucha, ahora a ponerse bien... y a esperar que la gente tenga dos dedos de frente y acuda a una asociación antes de hacer algo tan cruel como esto :(

Un beso nena! Eres la mejor! :-**

Alberich dijo...

:)

Raksha dijo...

El abandono es cruel, pero una persona capaz de hacer eso no merece compartir su vida con animales. En realidad ha sido lo mejor que les ha podido pasar a estas dos, porque por suerte Inés las encontró y les proporcionará una vida mejor de la que iban a tener.
Por cierto que la ratita no parece que fuese abandonada sino una callejera que se metió en la jaula y ya debe haber vuelto a su hogar, desparasitada, hidratada y con la barriga llena. Buena suerte, pequeña.

Lal dijo...

Ay sí, la liberación de proto-Ofelia fue un momento terrible. Terrible por lo absurdo, por el sentimiento que da ver a un animalillo alejarse y buscar su suerte, y por los ojitos que nos puso antes de salir de la jaula, que nos removieron por dentro.
Pero después solo queda reirse de ello, de nosotras y de los que odian a las ratas :)

Eresus Online dijo...

Qué hay de nuevo viej@s........(con todo el cariño) jajaja.

Estoy de vuelta, creo, a ver si me deja el ordenador que sea por mucho tiempo...

Sabes? creo que los dos "bichejos" han tenido suerte de que les encontraras....creo que el destino ha querido que lo hiceras tu, porque, ahora, están siendo cuidados por alguien que los quiere a la espera de que su "mama adoptiva" pueda llevarsela a su nuevo hogar.

Creo que hiciste una muy buena acción. La gente buena hace cosas buenas.

Hasta prontito

La Yure dijo...

Yo me alegro tanto de que las encontraras... y jamás podré entender cómo alguien puede hacer algo así y más hoy en día coño, que te metes en 1 foro y siempre hay gente dispuesta a adoptar.

La ratita vivirá estupendamente, estoy segura y además, no todas las ratas de la calle pueden saborear por un momento las delicias que le diste, jejejeje. Buena suerte!

Jose dijo...

Uis!!!si yo te contara como conocí al que es mi pareja ahora....decididamente ya me he convencido de que el cosmos o el destino nos la tiene jurada siempre para que se den las situaciones adecuadas en el momento adecuado... ;)

Lenka dijo...

Pues doy gracias al cosmos por ese virus, Lala. Lo lamento por ti, pero me alegro por esos dos bichitos que has salvado. Y te doy las gracias por hacerlo, por ser siempre como eres.

Cuídate!!!

sonita dijo...

Suerte que tuvo Iria también de dar contigo Hannuskah! :)

Ina dijo...

¡Si es que no se puede ser más buena que tu, niña!

Me alegro por los bichitos, y por cierto ¿cómo se puede opositar para ser bicho en tu casa? porque yo me pido plaza pero ya!