jueves, abril 12, 2007

La gran cena


Esta era la razón de mi residencia nebulosa!

El pasado sábado unos cuantos afortunados y yo tuvimos el privilegio de disfrutar de una cena con Don Arturo Pérez-Reverte. Y qué decir?? que fue increible, que parecíamos conocidos de siempre, que el ambiente fue inmejorable y que no hay palabras. Solo un inmenso y eterno gracias.

Aquel que tenga curiosidad por saber que se coció en la cena (jeje) solo tiene que echarle un ojo a ésta crónica y a éstas fotos.

1 comentario:

Cristina dijo...

Nos lo pasamos muy bien. Es algo que siempre recordaremos. Lo más importante fue vernos de nuevo.
Ahora solo queda esperar a la próxima quedada.