viernes, abril 13, 2007

Retiro

Parece mentira que en un simple parque, dentro de una macrociudad como es Madrid, te puedas sentir tan aislada, tan alejada, tan tranquila. Pero el Retiro lo consigue, y además cada vez me descubre un nuevo rincón en el que nunca antes había reparado.
Siempre es un placer pasar unas horas en él, y ya no digo nada si la compañía es como la de ayer. Y si una pareja de ánades decide hechizarnos.

Más fotos aquí


1 comentario:

smilysmiles dijo...

El martes comí en el retiro con unos amigos y hicimos exactamente el mismo comentario :D

qué bonitos patitos!

besitos!