miércoles, agosto 13, 2008

El otro lado del reloj



R es una amiga de esas que, por mucho que pase el tiempo, por muchas diferencias que hubiese al principio, por mucho que esas diferencias se hayan acentuado, sigue siendo mi amiga R. Y creo que esos “ a pesar de” son los que mejor muestran que realmente lo somos.
Hoy R y yo estábamos dándole a la tecla cuando una foto me tiró encima toda mi vida anterior. Ésa en la que ella y yo, en la que tantos otros y yo, éramos amigos del modo convencional, de cañas, campings y llamadas de teléfono.
He vuelto la vista atrás y ha sido maravilloso, me he dado cuenta de algunas cosas realmente valiosas.
R es el único vínculo que tengo con mi yo pasado, y es exactamente así como quiero que sea. El tiempo va purgando y, de todos aquellos años, me ha quedado ella. Y sí, puede que tengamos que mordernos la lengua y los dedos para no decirnos barbaridades cuando salen ciertos temas, pero lo importante es que lo hacemos. Que después de tanto tiempo, de vernos menos que poco, seguimos prefiriendo morderlos que dejar de tenernos.
Pero lo más importante es la satisfacción que me ha invadido cuando he mirado atrás y he visto que lo que quise dejar está allí, bien lejos, tan lejos que ha sido necesario ponérmelo delante para recordarlo. Y lo que he querido conservar, lo he conservado.
Todo lo que me enturbiaba se lo tragaron las arenas movedizas cuando le di la vuelta al reloj de mi vida. Y cada grano que ha caído desde entonces solo ha servido para hacerme cada vez más feliz, más completa. Plena.

Ahora que mis circunstancias son las que siempre he deseado, solo tengo que darle un pequeño gran retoque al yo. Y ya estoy manos a la obra.


10 comentarios:

Ali dijo...

Y ese yo te va a quedar más precioso aún, si cabe, que el que ya tienes.

Es genial quedarse con lo bueno de años pasados, aunque tengamos diferencias con eso bueno.

Cris dijo...

Es importante quedarse con lo bueno del pasado.
Lo importante es que siempre tienes a esa amiga ahí.

hannuskah dijo...

Qué razón tienes nena! :-**

Estoy segura de que tu "yo" va a ser impresionante! guapa!!

Mati dijo...

Wapa, qué currado tienes el blog...
a ver si me animo y me queda al menos la cuarta parte de bien que el tuyo :)
besos

sonita dijo...

Al final nos quedamos siempre con las cosas buenas,el tiempo borra el rencor.Las amigas de verdad nunca se pierden :)

Jose dijo...

Eso es sinonimo de crecer y madurar. Ahora seguro que cuando te levantas y pones los pies en el suelo, la que se apoya no es esa chiquilla, si no una señora Lal, hecha mujer y con los ovarios bien puestos.

Además mujer, con lo buena persona que eres, ¿que vas a querer retocar?!!

Raksha dijo...

Pero solo retócalo un poco, vale? que nos encanta como es ya :)

Pixa dijo...

Todo esto me suena bastante.. mesiento identificado. Un besote.

Kaken dijo...

Despues de analizar de una manera tan acertada tu pasado y tus relacciones, no me cabe duda de que el retoque que falta sabes cual es: rodaje de maduración.
Te he entendido?
Un bes, no sé de donde sale, pero me siento orgullosa de ti.
PD: me da que alguien con Z tiene que ver con esta magnífica evolución, y ya me callo, que parezco una vieja cotilla¡

Lal dijo...

Z ha tenido tanto que ver que ni se lo imagina :)

El retoque es a otro nivel, Kaken. Con unos "alrededores" tan maravillosos resulta que la que se está quedando atrás soy yo, y eso no se puede consentir.