lunes, noviembre 19, 2007

El viaje del emperador, Luc Jacquet

La escena de amor más bonita del mundo. Sin más.

El punto álgido de un viaje en el que todas las sensaciones son extremas.
Bellezas tan puras que dejan sin aliento. Peligros aterradores. Tormentas que congelan cuerpo y alma. Amor por encima de cualquier adversidad.
Y Ternura, con mayúsculas, que desborda las pantallas. Y los ojos.

A veces la ficción solo puede mostrar realidades tan insuperables como ésta.

3 comentarios:

Ali dijo...

Ay, a mí me encantó esta peli/documental... Lloré como una tonta.

La Yure dijo...

A mí también me gustó mucho y lloré como la que más en la sala. Me pareció tiernísimo y muy bonito :)

Carmen Azahara dijo...

Yo también he escrito en mi blog sobre este documental, espero tú visita.

http://carmenazahara.blogspot.com