viernes, febrero 08, 2008

Piedras

Me encantan las casas de piedra, desde siempre. Por lo rústico y medieval, supongo. Y por permitir vida en sus paredes, no sólo dentro de ellas.
El pasado fin de semana vimos todas las que quisimos. Y castillos.
Sigüenza. Palazuelos. Medinaceli.
Visita obligada para todo el mundo y obligadísima para amantes de callejones estrechos, cuestas empinadas, cielos azulísimos y piedras.


3 comentarios:

sonita dijo...

Yo también he estado mucho por Sigüenza.Las cuestas se las traen,acabas con unas agujetas...y en cuanto se va el sol mejor ni salir si no quieres convertirte en estalactita.Seguro que te gustaría La Casona de Lucía,un hostal rural muy acogedor :) Y con el buen tiempo ponen mercadillo medieval los fines de semana con gente disfrazada y todo.Un sitio muy bonito para escaparse.

Tutvas dijo...

Yo nunca he estado, weno si!! en cuzco he visto construcciones de piedra, me parcen tan seguras, "invencibles", como q tambien frias, me gustannnnn, pero no viviría en ninguna.

Tutvas dijo...

Yo nunca he estado, weno si!! en cuzco he visto construcciones de piedra, me parcen tan seguras, "invencibles", como q tambien frias, me gustannnnn, pero no viviría en ninguna.