martes, enero 29, 2008

Cortar por lo sano


Estaba yo esta tarde en el curro, sumida en el más profundo de los tedios, cuando mi neurona rebelde ha despertado y me ha dicho "pero qué demonios estás haciendo aquí?"
Y , como todos los eneros, mis neuronas han empezado a repetir lo mismo.
Y yo, como todos los eneros, las he escuchado.
Podría decir que he meditado larga y detenidamente antes de tomar la decisión, pero sería mentira cochina.
Si es cierto que medito, claro, tengo que pensar antes de dar a conocer mis decisiones, pero es mero trámite. La decisión realmente la toma mi neurona, la muy lianta.
Siempre lo consulto con mi almohada de carne y hueso, que generalmente ve cosas que yo no veo y que, a pesar de ello, suele estar de acuerdo conmigo. Y hoy también lo ha estado.
Decidido: dejo el trabajo.
Y sí, lo dejo para quedarme en la calle, sin un duro, con gastos por afrontar y etc, etc, etc... Pero estamos en enero y yo en enero hago estas cosas. En enero pienso en que febrero tiene que traerme una licenciatura. Pero este enero, además, pienso que hay cosas que no puedo cambiar, cosas que me restan felicidad y que no dependen de mí. Pero esto sí está en mis manos y, aunque haya que sacrificar muchas cosas, no voy a seguir pateando mi propio trasero. Ya hay muchos pies dispuestos a hacerlo.
Y así, en una tarde tan odiosa como cualquier otra, he decidido decir adios a los 8 equipos que nunca he visto funcionar al unísono, a mi silla rota, a la tabla que me impide estirar las piernas, a las paredes blanco hospital, a la alarma que salta cuadno alguien entra en el baño del salón de actos que está en otro edificio, a los intentos de tongo por parte de la empresa....
Podría decir que voy a echarlo de menos, pero sería mentira cochina.

2 comentarios:

Carlos Zarzuela dijo...

Jajaja lo unico que echaras de menos es el dinero. A ver si Febrero te trae la licenciatura, pero si no lo hace, al menos habras ganado salud mental y fisica.

Cristina dijo...

Me alegro mucho de la ilusión que has tomado. Te veo muy contenta. Ayer me explicastes los motivos y los entiendo perfectamente. Así ahora tendrás mucho más tiempo para hacer más cosas, y para estudiar. En febrero serás licenciada, ya lo verás. Muchos besos.