jueves, enero 03, 2008

La ladrona de libros, Markus Zusak

Es difícil hablar de este libro, imposible describir tantas emociones.
Hace ya varios días que lo cerré y aún sigo pensando en él, como se piensa en algo maravilloso que llegó y que se fue. Con nostalgia y cariño. Con una sonrisa y una lágrima.
Es una auténtica obra de arte. Por todo.
Si el contenido es sublime, el continente es espectacular. La historia es tan dura y tierna que parece tan imposible como real. Los personajes...ufff, qué personajes! hay que quererles, no queda otra. Y a la narradora, hasta a ella se la coge cariño, algo de lo más antinatural.
Ojalá todos tuviesemos un Hans, un Rudy, un Max, una Rosa, una mujer del alcalde... y las palabras.
Un libro que no se lee, se acaricia...

3 comentarios:

JR dijo...

gracias por la recomendación Lal, lo tengo en la mesa de noche para cuando termine Festin de Cuervos.
Todo el que se lo ha leido habla maravillas de él, así que caerá en breve.
saludos

Eli dijo...

Sabía que te iba a encantar, Lal.
Me alegro que hayas disfrutado tanto.
Lo único malo de leer un libro tan maravilloso es que el siguiente jamás te parece comparable.

Cristina dijo...

No se podía haber explicado tan bien lo que uno siente al leer este libro.
A mi me encantó. Me dio mucha pena terminarlo.