miércoles, enero 09, 2008

La insoportable tentación de la caída


Es curioso como, en algunas épocas de la vida, todo parece hablar de tí. Las canciones, la gente que habla en el metro, los libros... Pero esta vez ha sido más que curioso. Esta vez ha sido una definición exacta, precisa, perfecta.

"¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? ¿Pero por qué también nos da vértigo en un mirador provisto de una valla segura? El vértigo es algo diferente del miedo a la caída . El vértigo signiica que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.
[...]
Tenía ganas de hacer algo para que ya no le quedara escapatoria. Tenía ganas de destruir brutalmente todo el pasado de sus últimos siete años. Era el vértigo. El embriagador, el insuperable deseo de caer."
Milan Kundera, La insoportable levedad del ser.

Eso es ahora lo único que me apetece. Dejarme caer de una vez. Soltar esa rama espinosa a la que me aferro cuando sé que no voy a aguantar lo suficiente para salvarme, que no me quedan fuerzas. Ni ganas.
Pero no lo haré. La cuerda salvadora no va a llegar, ni el helicóptero de rescate. Solo dependo de mí. Pero si tengo que caer, que sea desde un poquito más alto, aunque me destroce los dedos y la caída sea mortal.

1 comentario:

smilysmiles dijo...

Entiendo porque alguna yo también he estado colgando de una rama...
lo que pasa es que cuando realmente te das cuenta de que la has soltado te sientes tan bien...colgar coarta bastante el movimiento.Lo malo es que sólo nos damos cuenta cuando esa rama ya no existe.
A ver si este año te puedes liberar y seguro que no resulta tan mortal como crees.
Un besito y ánimo!!